teotihuacan-juego-de-mesa-barato-comprar banner

En 2018 Daniele Tascini sorprendía con un nuevo eurogame de corte medio-duro: Teotihuacán. Recordaba un poco a su predecesor Tzolk’in: el Calendario Maya, muy querido entre los jugones, pero nada más lejos de la realidad. Teotihuacán era un juego nuevo con nombre propio: rondel y gestión de dados-trabajadores exigente como nos gusta a los fans de los buenos euros.

Teotihuacán – El juego

Componentes

  • 1 tablero de juego
  • 6 tableros de acciones
  • 32 losetas de pirámides
  • 15 losetas de decoración
  • 54 losetas de descubrimiento
  • 18 losetas de inicio
  • 11 edificios
  • 9 losetas de realeza
  • 9 losetas de tecnología
  • 7 losetas de templo
  • 2 discos de calendario
  • 4 fichas de orden de jugador
  • 60 recursos de madera
  • 4 multiplicadores
  • fichas de cacao
  • 1 reglamento
  • 16 dados de colores
  • 48 discos de jugador
  • 4 fichas de jugador

De qué va

Retrocede en el tiempo a la mayor ciudad de Mesoamérica y conviértete en parte de su historia. Sé testigo de la gloria y el ocaso de esta poderosa civilización precolombina. Gana riqueza y recursos, guía a tus asistentes, asegúrate el favor de los dioses y conviértete en el constructor de la gloriosa Pirámide del Sol.

Los jugadores representan vástagos de poderosas familias nobles que intentan alcanzar la gloria eterna mientras construyen Teotihuacán. Consigue puntos de victoria de muchas formas: busca el favor de los dioses, sé el mejor arquitecto de la pirámide y hazte dueño de las zonas más prestigiosas de la Avenida de la Muerte. ¡Que los dioses te ayuden a conseguir la victoria!

Cómo jugar

Teotihuacán: Ciudad de Dioses es un juego de estrategia de gestión de recursos y trabajadores, que requiere de una planificación hábil y continua adaptación. Cada jugador tiene bajo su control un grupo de dados que representan sus trabajadores a los que mueve a diferentes lugares de un tablero modular. 

Con cada movimiento, el jugador recoloca un trabajador en una nueva ubicación, pudiendo elegir entre una de sus dos áreas para realizar una acción (y así mejorar su mano de obra) o bien ganar una bonificación muy ventajosa (pero sin mejorar sus trabajadores). A medida que se acerca el misterioso ocaso de Teotihuacán, los jugadores podrán investigar nuevas tecnologías, hacer crecer la Pirámide del Sol, construir hogares para los habitantes de la ciudad, recolectar máscaras preciosas y ascender por los peldaños de los tres magníficos templos para asegurarse los dones que conceden los dioses. 

teotihuacan-juego-de-mesa-barato-comprar

Tutorial en vídeo

Opinión

Con Teotihuacán Daniele Tascini demuestra que sigue siendo un gran diseñador de eurogames. Es un juego con su dificultad para abordarlo pero nada complejo de más. Tiene los elementos típicos de los diseños italianos: siempre vas ir ajustado, bien de recursos o bien de acciones. Cada paso que hagas, lo tienes que medir bien, porque en cuanto te despistas el juego termina.

Su principal atractivo es el rondel: entenderlo y dominarlo es la clave del éxito en este juego. Y no es fácil, porque varía en cada partida. Esta es una de sus características más notables: la enorme variabilidad de cada partida. Al montarse el tablero con prácticamente todos sus elementos (tableros de acciones, el chorreo de losetas diferentes que hay) de forma aleatoria, hacen que antes de empezar la partida, los jugadores deban estudiar bien dónde está cada cosa y tener claro cual es la forma óptima de ganar.

Como suele pasar, esto es rejugabilidad a medias, porque la manera las estrategias variarán pero no su forma de ejecutarlas. Tiene sus tracks y gestión de recursos habituales en este tipo de juegos, no va a reinventar nada aquí. Pero es cierto que el setup tan variable te obliga a tomarte ésos cinco minutos previos de análisis que tan disfrutables son gracias a su rondel endemoniado.

Tanta variabilidad conlleva un problema: el setup. Es farragoso montar cada partida, además de lo que ocupa el enorme tablero. Tener bien organizado el juego, bien sea con inserto o bolsitas, es imprescindible. El juego es generoso en cuanto a la cantidad de material que lleva, aunque se queda corto en losetas de tecnología y de bonificación de puntuación final de track. Rápidamente las verás todas y si quieres más variedad en este punto hay que tirar de expansiones. Ya acostumbra a pasar esto en los juegos italianos, que se quedan un pelín escasos en este punto.

A lo farragoso del setup hay que sumarle que no es un juego demasiado elegante: todas las sinergias que hay entre tracks, bonificaciones y demás son un poco menos intuitivas de lo que debería. No tanto por la iconografía, sino porque son muchos micropasos a tener en cuenta y es posible que nos olvidemos de alguno o no lo tengamos en cuenta cuando planificamos nuestra estrategia.

Todo esto al final lo solventa la experiencia con las partidas. El juego plantea bien como jugar de forma inicial y como hacerlo de forma avanzada cuanto tienes más soltura con él: las losetas de inicio variable son un buen aliciente para darle variedad sin desequilibrar nada, algo que suele pasar en otros juegos similares. Tampoco hay problemas de escalado: da igual jugarlo a 2 o 4 jugadores. Si no sois 4 el juego lo suple poniendo dados que no se utilicen para mantener ésa dificultad a la hora de realizar las acciones. Un más que correcto manual y una generosa producción en cuanto a cantidad y calidad del troquel redondean el juego.

Modo solitario

El modo para un jugador está creado por Dávid Turczi, veterano ya en esto de hacer variantes para el solitario. En este caso el bot, llamado Teotibot, se ejecuta mediante una serie de losetas que forman una pirámide de acciones. Se tiran dos dados y según el resultado coge una u otra acción. La pirámide se rellena mediante otras dos losetas de dirección que van cambiando en cada turno. Al final, no deja de ser una variante más resultona de un motor de cartas pero con losetas y dados.

Un automa que funciona bien, que se lleva fácil. Intuitivo y configurable al extremo para hacerlo más fácil o difícil. El manual dedica un buen apartado para explicarlo bien. Además, no varía ninguna regla respecto al juego multijugador, por lo que la experiencia es completa.

Conclusiones

Teotihuacán: Ciudad de dioses es un eurogame excelente. Muy variable de una partida a otra; resolver el puzle cada vez es todo un reto. Su alta variabilidad conlleva una pega: el pesado setup. Salvo este punto y que no siempre es todo lo claro que debiera en sus acciones y bonus, algo que se soluciona con partidas, son los únicos puntos negativos a destacar. Bien repleto de contenido de muy buena calidad, escala bien a cualquier número de jugadores, incluso el modo solo. Un juego más que recomendable. ¿Mejor o peor que otros juegos de Tascini o de la escuela italiana? Ahí ya va a gustos. Para mí es suficientemente diferente para merecer su hueco propio.

teotihuacan-juego-de-mesa-barato-comprar-caja

EXCELENTE

COMPRAR EL JUEGO

Diseñado por Daniele Tascini y Dávid Turczi | Ilustrado por Odysseas Stamoglou
De 1-4jug, +14 años, 90-120min.
Maldito Games, PVP 50€