hunted-juego-mesa-banner-barato

¿A quién no le gusta La Jungla de Cristal? ¿ Y Alien? ¿Y si se adaptan, sin licencia claro, ambos a dos juegos de mesa? Estas palabras suenan a gloria a los oídos de prácticamente todos, y más si son jugones de solitarios. El diseñador Gabe Barrett sacó en Kickstarter el año pasado estos dos Hunted, dos minijuegos de pura aventura y combate que vienen a ser su homenaje a estas dos grandes franquícias del cine.

Hunted: Kobayashi Tower + Mining Colony 415 – El juego

Componentes

  • 85 cartas 63,5x88mm (cada juego)
  • 1 tablero de doble troquel (cada juego)
  • 25 tokens (Mining Colony 415)
  • 12 tokens (Kobayashi Tower)
  • 2 cubitos (cada juego)
  • 7 d6 + 4d8 + 2 d10 (Kobayashi Tower)
  • 1 carta grande de Alien (Mining Colony 415)
  • 1 reglamento (cada juego)

De qué va

En Hunted: Kobayashi Tower te las tendrás que ingeniar para escapar de un rascacielos y salvar a tu mujer secuestrada por unos terroristas. En Hunted: Mining Colony 415 tendrás que escapar de tu nave antes que se autodestruya mientras evitas a los aliens.

Cómo jugar

Ambos títulos se juegan de forma similar: se roban cartas del mazo central, poniéndolas en fila: en cada turno podremos coger ésas cartas y añadirlas a nuestra mano y ejecutar acciones (las cartas son multifunción). Todo ello para conseguir vida, ir a localizaciones, conseguir tokens, etc. Las cartas tienen un indicador de ruido que nos fastidia y hace que salgan enemigos: en el caso del Kobayashi esto se resuelve mediante tiradas de dados, en el Mining Colony en un juego de destreza lanzando discos a la carta grande de alien, a lo juego de flickeo. Los tokens que iremos ganando están pensados para mitigar el azar de ambas mecánicas.

hunted-juego-mesa-setup

TUTORIAL EN VÍDEO

Opinión

Estos dos pequeños jueguitos de Gabe Barnett entran en la categoría de true solo (juegos realmente hechos para jugar en solitario; aunque tienen un modo a dos cooperativo sin mucha chicha adicional). Propuestas de caja pequeña, sencillas de reglas y que ocupan poca mesa. A priori todo perfecto para el jugón de solitarios.

A muchos jugones de solitarios les da pereza montar juegos con gran despliegue o partidas largas para jugar en solitario, y este tipo de casi microjuegos les viene que ni pintado. Personalmente hay muy pocos de este tipo de propuestas que me hayan encajado: el setup de cualquier juego es un coñazo, pero si me pongo a jugar prefiero que tenga chicha o me dure. Si tengo muy poco tiempo (por ej. 20min) posiblemente ni siquiera se me pase por la cabeza jugar a algún juego. Son mis hábitos y es por eso que estos microjuegos pocas veces me encajan.

Ambos Hunted tienen las mismas virtudes y carencias: juegos que consisten en aguantar el chaparrón y rezar para que las cartas te salgan en el orden óptimo. En la línea de un defensa de la torre pero con una hilera de cartas multifunción que te sirven para armarte fuerte cuando salgan los enemigos pero también te fastidian por el ruido que generan, que promueve que salgan más cartas y mayor probabilidad de fastidios.

Son juegos con mucha rejugabilidad por el azar del mazo y que tampoco verás todas las cartas en cada partida. Es pura gestión de mano donde cada vez utilizarás cada carta de una forma distinta según tu situación del personaje. Lo que pasa es que todas las partidas se sienten igual; este tipo de juegos necesitan variedad de situaciones para mantenerse fresco, o posibilidad de combar las cartas de mil formas, pero no es el caso. Al final siempre estás recuperando vida o consiguiendo token para mitigar el azar.

Es el azar lo más presente en estos juegos: bien por el mazo, por las tiradas de dados en los combates o el juego de destreza de tirar los discos al enemigo a lo petanca. El más curioso es el Mining Colony por este último minijuego, que utiliza la misma caja del juego, pero no pasa de lo anecdótico.

A nivel de componentes: cajas superreducidas, cartas correctas y cartón gordo de narices. Estéticamente más espartanos de lo que lucen en fotos y manuales reguleros: el tamaño pequeñito no lo hace muy útil para buscar conceptos y como pasa con estas propuestas tan pequeñitas, falta el toque profesional que convierte un mero puñado de reglas en un buen manual.

Conclusiones

Tanto el Mining Colony 415 y el Kobayashi Tower son los típicos juegos true solo pura esencia ameritrash: gestión de mano, mucho combate y mucho azar. Siempre intentado llevar tu personaje un poco más lejos en partidas cortas y dinámicas. No hay nada destacable en ambos juegos, ni siquiera la temática que no transpira demasiado en ninguno de los dos.

Ambos se pisan por completo, por lo que la elección está en qué mecánica te gusta más: tirar dados o tirar discos a lo petanca. Son juegos lanzados vía Kickstarter, por lo que o se consiguen en futuras campañas de la editorial o se los tienes que comprar a ellos mismos. La opción que me parece más válida, al margen de ofertas de segunda mano, es tirar por el print’n’play, que se ofrece de forma legal.

Estos microjuegos son los que me acaban resultando más caros en mi colección: no los juego todo lo que debería y siempre me saben a poco. En el caso de Hunted, su cero frescura y el buen montón de azar que tienen me han tirado muy para atrás. Sólo lo veo recomendable para los fans muy cafeteros del true solo y de estas micropropuestas 100% ameritrashers.

hunted-juego-mesa-boxart-caja-portada

A EVITAR

COMPRAR EL JUEGO

Diseñado por Gabe Barrett | Ilustrado por Drew Corkill
De 1-2ug, +14 años, 15-25min.
Barret Publishing, PVP 20$ cada uno